Documentos, fotos y vuelos. Lo que necesitas durante un viaje con niños

Documentos, fotos y vuelos. Lo que necesitas durante un viaje con niños

Cada año, más y más turistas deciden viajar con sus niños a otro país. Las vacaciones familiares deben planificarse con mucha anticipación, para que puedas estar seguro de que todo estará preparado de forma adecuada. Una parte muy importante del viaje con niños son los documentos que cada uno de los viajeros debe llevar consigo. Los adultos con documentos de identidad pueden entrar en muchos países sin pasaportes vigentes. Sin embargo, la situación es diferente para los menores de 18 años. ¿Qué opción es mejor? ¿Expedir una identificación o un pasaporte? ¿Se puede tomar la fotografía documental de un niño en casa sin la ayuda de un fotógrafo profesional? ¿Adónde viajas con tus hijos con más frecuencia? Las respuestas a estas preguntas, al igual que una gran cantidad de información útil sobre el viaje con niños, se pueden encontrar en el siguiente texto.

Viaje con niños - Identificación o pasaporte ¿Qué debo elegir?

Viaje con niños – Identificación o pasaporte ¿Qué debo elegir?

Si vas a viajar con niños al extranjero, tendrás que solicitar un documento apropiado que confirme la identidad de tu hijo. Tu identificación y pasaporte son aceptables al momento de hacer el check-in en el aeropuerto. Por lo tanto, tu hijo, independientemente de su edad, debe recibir uno de estos servicios. ¿Pero cuál es mejor? Si es posible, puedes solicitar ambos tanto el pasaporte y el DNI antes de tu viaje con niños. Sin embargo, si deseas emitir un documento, el primero será sin duda una mejor opción. Un pasaporte te da la posibilidad de viajar a muchos más países que un DNI. Si decides viajar con tus hijos, por ejemplo, a un país asiático donde no se requiere visa, necesitará este documento.

Viaje con niños - Las fotos para los documentos de los niños

Viaje con niños – Las fotos para los documentos de los niños

Las fotos documentales para la identificación y el pasaporte suelen tener el mismo tamaño y los mismos requisitos hoy en día. Por lo tanto, si deseas solicitar ambos documentos, basta con un juego de fotos (cada formulario de documento debe ir acompañado de una fotografía). Como es de esperar, las fotografías documentales de niños tienen requisitos un poco menos rigurosos que las fotografías de adultos. Aunque la cabeza debe mantenerse recta, los niños pueden tener los ojos cerrados, la boca abierta o una expresión facial poco natural y poco seria, como una sonrisa o una mueca. La cara del niño debe estar claramente visible y con una iluminación adecuada, no debe estar cubierta por un juguete o la mano del niño. También es importante el fondo, que debe ser claro y homogéneo, sin personas o elementos adicionales en el marco. Tomarás fotos de los documentos de tu hijo con casi todos los fotógrafos profesionales.

También se pueden tomar las fotos para los documentos de tu hijo, en casa. Si cumples con los elementos mencionados anteriormente, es posible que no tengas que ir a un centro de fotografía. En tu propio hogar, los niños se comportan de manera diferente a como se comportan afuera, donde a menudo están más nerviosos y estresados. Cuando tomes la foto, puedes acercarte a tu fotógrafo profesional más cercano y preguntarle si la foto es correcta para los requisitos. Cuando se trata de imprimir este tipo de fotografía, hay varios sitios y máquinas disponibles en cada ciudad.

Viaje con niños - El niño a bordo de un avión

Viaje con niños – El niño a bordo de un avión

El primer vuelo de un niño en avión es sin duda un reto tanto para el niño como para el padre. Si las vacaciones en familia son una especie de “tradición”, vale la pena familiarizar a tu hijo con el destino del viaje y todo el procedimiento de vuelo tan pronto como sea posible. Antes de subir a un avión, vale la pena mostrarle a tu hijo otros medios de transporte público, como el tranvía, el autobús o el tren. Esto permitirá que el niño “se familiarice” con el entorno de alguna manera, si el niño es un poco mayor, probablemente también comprenderá algunos principios básicos. El primer contacto de un niño con muchas personas en un mismo lugar no debería ser a bordo de un avión.

Algunos padres deciden visitar el aeropuerto más temprano, lo que permite a sus hijos conocer tanto el edificio como el ambiente del lugar. Las máquinas enormes o los anuncios de los altavoces son, después de todo, algo extraño, que puede asustar al niño y hacerle llorar. Si estás tratando con un niño mayor, puedes decirle cómo es un vuelo e incluso revisar la ruta en Internet. Es importante que el niño esté familiarizado con el tema, lo que le ahorrará nervios innecesarios.

Cuando se trata del viaje con niños en sí, un niño no debería aburrirse. Este puede hacer que se queje o incluso llore. Si quieres salvar a tu pequeño del estrés, vale la pena descargar un cuento de hadas a tu teléfono, tableta o portátil para que se interese por algo durante el vuelo. Lleva también su juguete favorito. Si tu hijo no quiere dormir, debes tener algo de lo que pueda ocuparse. En cuanto a los niños más grandes, puedes jugar juegos de palabras con ellos y también contar historias inventadas anteriormente. También será una buena opción leer un libro para niños.

¿Vale la pena viajar con niños?

¿Vale la pena viajar con niños?

Todos los niños sienten curiosidad por el mundo que les rodea. Cuanto más vean en los primeros años de su vida, más fácil les será adaptarse a un nuevo entorno en el futuro. Así que vale la pena viajar con niños a diferentes rincones del mundo, inculcandoles una pasión por explorar. Sin duda, esto puede traer numerosos beneficios en el futuro.

Pensar en hacer un viaje con un niño, vale la pena elegir un viaje organizado por una agencia de viajes de alto nivel. Planificar todo por tu cuenta no es siempre beneficioso. Lo que importa también es la seguridad, por ejemplo, en lo que se refiere a los traslados o a la calidad del hotel que se elija y a la presencia de instalaciones para los padres con hijos. Sólo si estás completamente tranquilo podrás relajarte en las vacaciones familiares de tus sueños.